La Spica, la amplitud modulada y el alerta nuclear

La Spica, la amplitud modulada y el alerta nuclear

20/02/2018

Si en los 60-70 eras adolescente recordarás que la radio era solo AM y mono. No había chance. Luego vendrían las FM, los walkman y el mp3. Pero era lo que había y se disfrutaba igual de la radio, ese medio mágico que nos permite desarrollar la imaginación mientras nos informamos y nos entretenemos.

En esos años, es probable que en muchos hogares uruguayos hubiera una Spica, aquella radio portátil que podías llevar a la cancha para escuchar el relato de don Carlos Solé, a la playa acompañado de música o sentarte a escuchar con tu vieja el radioteatro de la tarde en el jardín de tu casa, tomando unos mates.

La legendaria radio Spica, de las que se pueden conseguir ejemplares impecables en sitios como Mercado Libre (algunos rondan los $ 6.000 pero hay también por menos), es de origen japonés.

Hasta los años 40, las radios eran “muebles” que funcionaban a válvulas. Por su tamaño y necesidad de energía eléctrica era imposible transportarlos. Cuando se inventó el transistor, la historia de la radio cambiaría para siempre. Y la radio se popularizó.

La empresa japonesa Sanritsu Electric Co. Ltd. empezó la fabricación de radios a transistores a mediados de los 50, y en 1964 llegó a exportar más de un millón de unidades. Unos cuantos cientos (quizás miles) llegaron a Uruguay.

Cubriendo la banda que iba del 535 hasta el 1605 khz, la Spica transmitió inolvidables programas en “amplitud modulada” (AM).

El modelo más famoso y el que más se veía en Uruguay era el ST-600. Funcionaba con 4 pilas, tenía 6 transistores 5 bobinas y 2 transformadores y venía provista de audífono y funda de cuero. Algunas siguen funcionando perfectamente y con una excelente calidad de sonido.

¿Qué significan esos dos triangulitos rojos que están impresos en la placa de su dial? Esos dos triángulos estampados en el dial cromado corresponden a las frecuencias de 640 Khz y 1.240 Khz, que fueron asignadas por el gobierno norteamericano en la década del cincuenta para trasmisiones especiales (activación de una alarma) en caso de guerra nuclear o radiaciones peligrosas en este campo. Dichas frecuencias no podían ser utilizadas ni interferidas por emisora alguna (zonas de silencio) y serían utilizadas ante una amenaza nuclear con el fin de informar a la población ante la eventualidad de una amenaza atómica.

¿Tenés, tuviste o tendrías una Spica?






Comentarios

  • Sin comentarios

Dejá tu comentario

logo
Sobre DNegocios

En dnegocios.uy le sumamos valor a las noticias.
Producimos información valiosa, oportuna y entretenida, para que compartas en la oficina o con tus amigos.
Queremos ser fuente de inspiración para que hagas negocios.
Todo en un mismo lugar y gratis.
Nosotros te seguimos... Te animás a seguirnos?

Eventos

No hay eventos para éste mes

Calendario

© 2014 Todos los derechos reservados.